Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Alberto Guerra Salazar

Falsa alarma: no se ha ido 

Alberto Guerra Salazar

Martín SIFUENTES

Inquietud en Tamulipas

Martín SIFUENTES

José Inés Figueroa

Chismes palaciegos

José Inés Figueroa

Cd. Victoria

El 2024 ya está aquí

Carlos López Arriaga

13 de abril, 2021

Paradoja que marcará a los comicios federales intermedios, (1) decepción, frustración, inconformidad creciente contra el gobierno de LÓPEZ OBRADOR pero (2) orfandad, ausencia de cuadros, no hay quien aterrice ni vertebre disidencias.

Tampoco asoman caudillos con perfil capaz de convencer y movilizar a las tradicionales clientelas del PRI, el PAN, el PRD, cúpulas empresariales, gremios, sindicatos, intelectuales, académicos, voceros de la sociedad civil, medios y redes.

País sin liderazgos sólidos, el mejor ejemplo lo vemos en el bajísimo perfil del tricolor ALITO MORENO y el albiazul MARKO CORTÉS, a lo que se suma el desprestigio de CHUCHO ZAMBRANO, ánima en pena del PRD.

Detalle curioso, la irritación de la gente contra ANDRÉS MANUEL sigue creciendo, con base sustantiva en argumentos prácticos como la ausencia de resultados, el nulo crecimiento, el pésimo manejo de la pandemia y la cada día más tóxica narrativa de las conferencias mañaneras.

El nicho de mercado está ahí, pero no vemos quien pueda y quiera capitalizarlo. Le tienen miedo al presidente y también a la ferocidad de su maquinaria propagandística. Las hordas de francotiradores anónimos financiadas desde los sótanos gubernamentales.

No logran superar su etapa adolescente las alianzas interpartidistas (VA POR MÉXICO), ni las organizaciones voluntaristas como FRENA, ni las sucesivas iniciativas impulsadas por el empresario CLAUDIO X. GONZÁLEZ.

Se limitan a un papel reactivo contra el obradorismo, pero no tienen una propuesta clara para el país, capaz de disputarle su base electoral. Y en esto hay que ser muy claros.

La gente no va a romper su nexo afectivo con MORENA para dar un salto al vacío. Entre otras razones porque AMLO ha logrado acaparar el discurso del cambio, la promesa democrática y la lucha anticorrupción.

Ello, aunque el citado cambio sea insatisfactorio, sus modales poco democráticos y la deshonestidad reine en todos los ámbitos de la vida nacional.

 

PLANES Y PLAZOS

El tiempo parece agotarse, si proyectamos escenarios hacia la sucesión del 2024. En MORENA se afianza una terna clara de aspirantes al relevo formada por MARCELO EBRARD, CLAUDIA SHENIBAUM y RICARDO MONREAL.

¿Y en la oposición?... Están demasiado ocupados sobreviviendo al proceso federal intermedio, los respectivos comicios cantonales del presente 2021, congresos locales, ayuntamientos, gobernadores.

Un viejo adagio chino aconseja nunca enfrentar la fuerza de una ola hasta que haya llegado a su cresta más alta. Esta parece ser la estrategia del alvaradeño DANTE DELGADO RANNAURO, líder del Movimiento Ciudadano (MC) y quien a todas luces podemos ubicar como su pupilo, el gobernador de Jalisco ENRIQUE ALFARO RAMÍREZ.

Están ahorrando municiones para el 2024, focalizando por ahora su lucha en distritos, alcaldías y gubernaturas donde tengan realmente posibilidades de ganar.

Le apuestan al mediano plazo y tienen además muy claro que el MC será el principal (acaso el único) beneficiario directo si el próximo junio fracasa la coalición PRI-PAN-PRD.

Entonces quedará claro que el movimiento naranja tuvo razón en sacar su veinte y apostarle al mediano plazo. A diferencia de otros membretes, el MC juega a ganar, solo en Tamaulipas sigue lucrando con la derrota.

Habrá que prever también la cuota de desgaste que sufra MORENA por todas las piruetas legales (y de todo tipo) que deba emprender para asegurar su mayoría.

Entre las triquiñuelas de la sobrerrepresentación, la intimidación a consejeros electorales, el bombardeo mediático contra el INE, el uso electorero de sus programas sociales y el manejo propagandístico de la narrativa presidencial.

Podrá ganar MORENA de nuevo mayoría, algún tipo de mayoría, solos o con la ayuda de minipartidos satelitales, pero será con cargo grave al principal activo que hoy tiene en términos de marketing electoral: la imagen de ANDRÉS MANUEL.

 

FIN DE FIESTA

El sexenio estará cruzando su mediodía bajo un inocultable olor a viejo, a rancio y también a derrota moral ante las promesas incumplidas. El declive de su credibilidad se irá incrementando pasadas las elecciones, en la segunda mitad del presente año.

En términos de expectativas (anhelos, esperanzas), el proyecto personal de AMLO estará liquidado. Adelantando vísperas, la sucesión presidencial irá caldeando el ambiente mediático.

En lo político, tendrá por campo de batalla la disputa por la Cámara Baja entre las distintas facciones de MORENA. Pelearán por el control de comisiones y también el liderazgo cameral.

Son tres grupos fuertes (EBRARD, SHEINBAUM, MONREAL) pero no debemos descartar la factible aparición de un caballo negro.

La deuda de AMLO hacia la familia CÁRDENAS podría catapultar a LÁZARO desde su actual consejería hacia el gabinete. Quedaría disponible para la grande, sin descartar la jefatura del gobierno capitalino.

Los operadores más cuerdos de MORENA saben desde ahora que la supervivencia de la izquierda mexicana dependerá de su capacidad para exorcizar al obradorismo dentro del mediano plazo.

Sin importar quien obtenga la candidatura oficialista en 2024, tendrá que quitarse ese peso, tirar lastre, cortar el cordón umbilical, purgar la maquinaria.

Romper para estabilizar, como lo manda la vieja tradición tricolor, desde que LÁZARO CÁRDENAS se sacudió al callismo, RUIZ CORTINES al alemanismo, ECHEVERRÍA al diazordacismo, LÓPEZ PORTILLO al echeverriísmo, DE LA MADRID al lopezportillismo y ZEDILLO al salinismo, por mencionar los ejemplos más sobresalientes.

Los muy jóvenes sabrán que es posible un México sin mañaneras, ni insultos diarios a la prensa, ni apodos a la oposición, ni embestidas contra los poderes autónomos. Y también que hay MORENA sin AMLO.

La inmensa tarea del próximo presidente será reconciliar al país, sanar heridas y buscar acuerdos, como lo está haciendo JOE BIDEN tras el desastre que heredó de DONALD TRUMP.

De cualquier manera, el futuro nos estará tumbando la puerta en un tiempo más breve de lo que pensamos. Serán años muy divertidos los próximos, júrelo usted.

 

BUZÓN: lopezarriagamx@gmail.com

WEB: http://lopezarriagamx.blogspot.com

Más artículos de Carlos López Arriaga
El Partenón
Martha Isabel Alvarado

Carroñeros 

Martha Isabel Alvarado

Jose Luis B Garza

Punto sin retorno

Jose Luis B Garza

Oscar Jiménez

La aprobación

Oscar Jiménez

Fernando Acuña

Tamaulipas en vilo

Fernando Acuña

Carlos López Arriaga

Tamaulipas, salto al vacío

Carlos López Arriaga

Clemente Castro

Ser o no ser

Clemente Castro