Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Alberto Guerra Salazar

Los bomberos le hacen fuego a Maki 

Alberto Guerra Salazar

Angel Virgen Alvarado

Un llamado angustioso

Angel Virgen Alvarado

José Inés Figueroa

Ismael, candidato electo

José Inés Figueroa

Clemente Castro

La próxima visita

Clemente Castro

Cd. Victoria

¿Y qué pasó con el monrealismo en Tamaulipas?

Fernando Acuña

04 de diciembre, 2019

El grupo político del senador Ricardo  Monreal  en Tamaulipas,por momentos se bate en retirada, ante el avance o la consolidación de sus adversarios.

No hay victorias  a la vista para su causa, y el único  testimonio  de que algo  de esta corriente política nacional, se sigue moviendo, hacia el interior del obradorismo,  es la inquieta y solitaria figura de Alejandro Rojas Díaz Durán.

Se dice que  de llegar  a la dirigencia nacional de MORENA,  el ebradorista  Mario  Delgado Carrillo, el senador suplente  y consejero nacional  de éste partido, ARDD, podría  ocupar, uno de los dos cargos que le siguen en importancia, dentro de la nueva estructura morenista.

Pero esto solo son  especulaciones, pues si algo  brilla por su ausencia, en éste  territorio político, ahogado por las pugnas internas, es  precisamente la certidumbre.

Sobre este tema, vale la pena mencionar que, fueron los monrealistas los primeros  conquistadores políticos, en llegar a estas tierras, hasta entonces dominadas solamente por el  PAN cabecista.

Fueron Monreal y Rojas los que le echaron productos de gallina y enfrentaron a la nomenclatura azul. Para su fortuna, salieron con banderas desplegadas  en los resultados de la elección presidencial.

Pero,  en su triunfalismo y en su vanagloria, llevaron su penitencia, pues de acuerdo a lo que se sabe, no lograron cumplir los compromisos que previamente  habían contraído  con diversos grupos políticos, de las tres principales regiones  de Tamaulipas.

En otras palabras, se sintieron los dueños absolutos  del capital político morenista en la entidad.Se durmieron en sus laureles y en el colmo de su mala fortuna,  llegado el momento, el Presidente AMLO los dejó solos que se rascaran con sus propias uñas.

Otra cosa hubiese sucedido, si , como en el actual momento de la elección nacional morenista, (y el atropello contra Mario Delgado), AMLO hubiese dicho que, lo sucedido en Tamaulipas, con la lista  de Polevnsky, eran candidatos  anti democráticos. Pero AMLO  guardó silencio. Y a los  monrealistas se los chupó la bruja.

Ello provocó  que los que antaño se les cuadraban, ahora  les empezaron a perder el respeto.  Fue este debilitamiento del Grupo Monreal, lo que dio origen a la pulverizacion de aspirantes y de facciones, que viendo un espacio de vacío político, buscaron llenarlo, pactando toda suerte de alianzas—algunas  hasta con  el gobierno estatal—para hacer  prevalecer sus intereses.

La suerte les empezó a dar la espalda  a los monrealistas, desde  que entraron en conflicto con los intereses  de  la dirigente nacional de MORENA, Yeidckol Polevnsky.  En  este sentido, las propuestas  del Grupo Monreal  fueron desplazadas, para ceder  su espacio a una lista de  candidatos avalados  y tele dirigidos  desde la CDMX.

Hoy los monrealistas  tratan de regresar por sus viejas  glorias en Tamaulipas.  Para ello, han  contratado los servicios  del mantense  Javier Villarreal Terán, (el único que se  ha colado  a su nómina senatorial, aunque también su  trabajo le ha costado al Javo, pues  ha sido el mecenas  o sea el que se ha encargado de los gastos en diversos eventos  del monrealismo). Monreal, se sabe, le ha prometido a Javo la gubernatura. Y el de la urbe cañera, se ha guarecido bajo esa sombra. Sin embargo, el ex gobernador zacatecano, tiene  al mismo tiempo otras velas prendidas en el estado.

Por lo pronto,  el Javo luce acorralado, y carece de margen de maniobra. Es tal su  desesperación que  sigue sin poder reportarle buenas historias a sus jefes, Ricardo  Monreal, y Alejandro Rojas  Díaz  Durán. Por si fuera poco, los grupos  monrealistas que tienen  su bunker principal de operacion en el estado de  Zacatecas, ven con suma desconfianza  al Javo, pues sienten que, éste está pactando con el ala política del cabecismo.

Peor aun:  los monrealistas  no han podido sacarle al Presidente AMLO ningún  nombramiento federal, pues la generalidad de estos enclaves administrativos,  los tiene acaparados  el super delegado José  Ramón Gómez  Leal, (el cargo más reciente que acaba de poner el grupo del JR, es el de Felipe Garza Narvaez, en Gobernación), quien a su vez, se dice, estaría siendo apuntalado por el “Benjamín”, (el hijo menor) de la primer familia  de AMLO, llamado  Gonzálo Alfonso López Beltrán, y de profesión sociólogo. 

Este muchacho, de unos 26 o 27 años, (se dice que que es de buen carácter), y que  conoció  a José  Ramón durante la campaña Presidencial  de AMLO en Tamaulipas. El enlace entre ambos, y el que   habría presentado a  Gonzalo Alfonso con el JR, se dice, fue  el operador  obradorista  Renato Molina, cuadro que hasta la fecha, sostiene  una cercana relación con el reynosense y con sus aliados.

A  raíz de todo esto que le enumero,el enfrentamiento entre el Monrealismo  y el JR en Tamaulipas, fue de menos a más. Y  acaba de tener su punto culminante, con el cuestionamiento  de los presuntos trafiques  de José  Ramón y su  parentesco con la familia del power panista tamaulipeco, nada menos que en la Mañanera. Pero para mala fortuna  de sus adversarios que buscan desplazarlo, el JR  fue defendido  por el Presidente. O  sea, fue tanto el golpeteo contra el JR, que al parecer terminaron por  vacunarlo, y provocaron que AMLO saliese públicamente en su defensa.

Bajo semejante estado  de cosas:  sin poder  construir una estructura de poder y sin acceder a  los cargos  administrativos, con los cuales  avituallarían a su  desalentado ejército político, a los monrealistas, solo parece quedarles  una salida:

Jugarse el futuro, del brazo de Marcelo Ebrard, el personaje al cual hoy por hoy se le considera, el inminente  sucesor de AMLO en la sucesión presidencial del 2024.

Todo ello  se verá, en caso de que, Mario Delgado  Carrillo  llegue a la dirigencia nacional de MORENA,  y que Alejandro Rojas Díaz Durán, se posicione  entre uno de los  dos primeros cargos que le siguen al liderazgo, en la pirámide  de los mandos morenistas.

Es obvio que los monrealistas  traen cuentas pendientes en Tamaulipas. Pero…su adversario mas poderoso, no parece estar en nuestro estado, sino hacia el interior de MORENA, donde  AMLO no les quiere soltar el poder, tal  vez, porque sabe  lo que son sus alas….y su astucia, para apoderarse de la sucesión presidencial, en alianza  con un sector de la clase adinerada mexicana, que los miraría con buenos ojos.

Más artículos de Fernando Acuña
El Partenón
J. Guadalupe Díaz Mtz.

Golpes bajos contra Maki

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Martha Isabel Alvarado

El Principito

Martha Isabel Alvarado

Carlos López Arriaga

¿Listos para la vacuna?

Carlos López Arriaga