Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Alberto Guerra Salazar

Otra investigación tipo Irving 

Alberto Guerra Salazar

Angel Virgen Alvarado

'Ya nada es como antes'

Angel Virgen Alvarado

José Inés Figueroa

La nueva vieja normalidad

José Inés Figueroa

Clemente Castro

La próxima visita

Clemente Castro

Matamoros

Pandemia de alto costo

Martín SIFUENTES

12 de julio, 2020

Echar culpas, no sirve de nada. Acusar y luego desdecirse resulta inútil cuando ya se dijo lo que no debía decir. 

Luego de que la Organización Mundial de la Salud considerara que muchos países, entre ellos México, iniciaron el desconfinamiento a pesar de tener una intensa transmisión de Covid 19, el Subsecretario López Gatell,enfatizó que en todo momento se habló del riesgo de rebrotes como consecuencia de la reanudación de actividades. 

Les aventó la paleta a los gobernadores, y palabras más, palabras menos, les dijo que  han hecho caso omiso a las directrices dictadas por le gobierno federal. 

Ya después quiso recular, pero lo dicho, dicho estaba. 

Pelear con quienes debe coordinarse, es tan mala estrategia como la que implementó para hacerle frente al coronavirus. A los gobernadores debió de haberlos convencido por las buenas, de otro modo no es posible. 

López Gatell es el responsable de las políticas públicas del gobierno federal ante la pandemia, y su gestión ha estado marcada por el escándalo, por malas desiciones, por exceso de palabras y por los malos resultados. 

Nuestro país ya se ubica en la cuarta posición de países con mayor número de decesos causados por la enfermedad, y al menos para esta fecha no se ve que la pandemia en México vaya a la baja o esté perdiendo intensidad. 

Su mala gestión de López Gatell, de un invisible Secretario Jorge Alcocer, y en general de un gobierno federal entercado en no hacer pruebas masivas, ni copiar modelos de éxito en otros países,  ha costado mucho.  

Y parece que seguirá costando mucho.

Más artículos de Martín SIFUENTES