Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Angel Virgen Alvarado

No por mucho madrugar...

Angel Virgen Alvarado

Martín SIFUENTES

Encuestas a 9 meses

Martín SIFUENTES

José Inés Figueroa

A otra cosa, mariposa

José Inés Figueroa

Clemente Castro

Las cuentas alegres

Clemente Castro

Cd. Victoria

Otra investigación tipo Irving 

Alberto Guerra Salazar

05 de agosto, 2020

Se impuso la cordura y el gobierno de Tamaulipas firmó su adhesión al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, INSABI, lo que implica acceder a cuantiosos recursos federales pero sacrificando el Gobernador Cabeza de Vaca, su derecho a la compra de las medicinas. 

INSABI aterriza en Tamaulipas con una inversión de poco más de mil millones de pesos en 2020, en tanto que el gobierno estatal, panista, aportará otra mitad, poco más de 500 millones de pesos. 

Cabeza de Vaca sale ganando con la adhesión, porque en estos meses que se hizo cargo del sostenimiento de la red hospitalaria y la compra de medicinas vació las arcas y no podía sostener ese ritmo de gastos. 

Con INSABI en Tamaulipas, la provisión de medicamentos la hará el gobierno federal, porque los adquiere en el extranjero en la modalidad de compras consolidadas, lo que le permite acceder a grandes ahorros, sin menoscabo de la calidad. 

Como se sabe, el mercado de las medicinas estaba constreñido al nivel nacional, con empresas que ejercían un pernicioso monopolio que imponía los precios a su arbitrio. 

Los funcionarios gubernamentales aceptaban las exigencias de los proveedores porque recibían comisiones, moches, sobornos, sobre los montos globales de las ventas. Pero el negocio se les acabó. 

La cámara federal de diputados rompió el candado al autorizar la compra de medicamentos en el extranjero, y adicionalmente, el gobierno federal hizo un convenio con la ONU para comprarlos en altos volúmenes, con proveedores autorizados. 

Fue una decisión inteligente del gobierno estatal, panista, de aceptar el error cometido, enmendarlo y cerrar el capítulo. Aquí no pasó nada. 

Por cierto, el Gobernador visitó Reynosa para fumigar calles porque le tienen miedo al brote de dengue, pues el Covid-19 los tiene vencidos. En un encuentro fortuito con periodistas, Cabeza les repitió el disco de que AMLO es culpable de todo lo malo que ocurre en Tamaulipas. 

La otra nota de escándalo corre también a cargo de funcionarios panistas. El fiscal general Irving Barrios Mojica abrió a destiempo una investigación de oficio, dizque para confirmar que el PRI recibió sobornos para financiar la campaña electoral del año 2010. 

Si acaso Irving pusiera la misma enjundia en investigar delitos actuales, en lugar de escarbar en el pasado, muchos delincuentes estuvieran tras las rejas, en lugar de seguir secuestrando, extorsionando, asesinando a ciudadanos. 

Quiere el gobierno estatal, panista, comprobar que Odebrecht y su operador Emilio Lozoya Austin, repartieron entre la familia revolucionaria cueruda de hace una década, una fortuna y en dólares. 

Cabeza gastó mucho dinero en medios de comunicación forasteros (Grupo Reforma, Ciro Gómez Leyva y otros), donde hizo difundir esta maquinación suya para ensuciar las siglas del PRI y la imagen del candidato a Gobernador de hace una década, médico Rodolfo Torre Cantú. 

Es una cacería de brujas, disparos de escopeta, una cortina distractora, para que perdamos interés en conocer a fondo asuntos como el uso de facturas falsas o la entrega de sobornos a Senadores que recibieron en 2013, millones de pesos a cambio de vender sus votos a la propuesta de Reforma Energética. 

Cabeza de Vaca volvió a hacerle el desprecio a la primera autoridad de Reynosa Maki Ortiz Domínguez pues no la invitó a acompañarlo en los eventos públicos de ayer, pese a que pertenecen al mismo partido. 

La pobre Maki no halla donde esconder la cabeza, por los hechos escandalosos, ilegales y reprobables que cometen muchos de sus subalternos (esta vez no se trata de Hugo Ramírez Treviño) y hace de tripas corazón para salir avante. 

Así ocurrió con la firma que estampó en el oficio que separa de su cargo de coordinador de Protección Civil Francisco Kiko Pérez Lozano, pues ocurrió en sus narices una orgía en el cuartel de bomberos, donde presuntamente se cometió una violación sexual. 

Mientras la fiscalía general de justicia de Tamaulipas realizar la investigación sobre la borrachera ocurrida en el cuartel de bomberos, el funcionario está fuera de servicio. 

Hay luto en Reynosa por el fallecimiento de la regidora María Elena Blanco Chávez, tía del prestigiado periodista Miguel Domínguez Gallegos, corresponsal en esa ciudad de El Norte. 

En otros temas, el nuevo Secretario de Seguridad Pública José Jorge Ontiveros Molina ya se convenció que no era una broma la recomendación de impartirles cursos de conducción de patrullas a los agentes. 

No pasa un día sin que un vehículo oficial resulte destruido en alguna ciudad, por la impericia de los choferes. 

 Ayer otra patrulla quedó fuera como chatarra en Ciudad Victoria, pues el agente que la conducía se puso a textear en plena marcha y estrelló la unidad contra una camioneta Ford Escape. 

Les saldrá más barato enviarlos a una academia de manejo, que seguir pagando los deducibles de los seguros contratados para cubrir daños a terceros, así como la compra de refacciones, partes de vehículos, etcétera. 

En temas políticos, el infaltable Alejandro Rojas Díaz Durán anunció ayer que solicitará la remoción de Alfonso Ramírez Cuéllar, como presidente provisional de MORENA. 

Le atribuye la intención de permanecer en el cargo hasta el año 2021, para manejar a su antojo la designación de candidatos. 

Aspirante a presidente nacional del partido fundado por AMLO, Rojas dijo en su mensaje que durante dos años ha permanecido en manos de una minoría radical golpista, que ahora pretende imponer dirigencias ilegales, espurias e ilegítimas, en los Estados. 

Una mala noticia para la familia obrera de Ciudad Victoria, es que la empresa Aptiva empezó a despedir a 800 de 1,200 trabajadores por causa de la desaceleración económica provocada por el Covid-19. 

La epidemia mina la salud de las personas y al mismo tiempo trastorna las actividades productivas, disminuyendo el flujo de recursos que finalmente se reflejarán en más pobreza. 

No se advierte que el gobierno de Tamaulipas prepare un programa de apoyo a la mediana y pequeña empresa que son las que resienten con más severidad, los impactos de la crisis. 

Comerciantes más modestos como las tiendas de la esquina, los ambulantes y de puestos semi-fijos, esos ya empezaron a tronar.  

Los padres de familia tienen en puerta otro problema económico. Debido a que el ciclo escolar que se inicia el lunes 24 será con clases virtuales, impartidas en las plataformas electrónicas, deben contar o contratar internet, computadora y correo electrónico. 

Los que no tengan por lo pronto la capacidad económica para enfrentar estos gastos, deben modernizar el aparato de televisión de casa, porque también será una vía de enseñanza, a distancia. 

Por supuesto, los papás y mamás que quieran seguir disfrutando de sus programas favoritos, telenovelas, series policiacas, canales deportivos o de espectáculos, tendrán que comprar aparatos adicionales, para que los niños y adolescentes usen las propias como aulas. 

Cumplen años el periodista victorense Inés Figueroa Vitela, la señorita Alma Delia, hija del abogado Sergio Mota Rivera. 

Otros periodistas, José Luis Castillo Gutiérrez de Leticia Santoyo, muy orgullosos de su hijo médico, porque contribuye a rescatar pacientes de las garras del coronavirus. 

Y en Reynosa, el periodista y abogado Rodolfo Martínez Galván, comparte el duelo de su hijo del mismo nombre y su nuera, por el fallecimiento de la madre de la joven. 

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com 

 

Más artículos de Alberto Guerra Salazar
El Partenón
Martha Isabel Alvarado

Se repite la historia 

Martha Isabel Alvarado

Jose Luis B. Garza

¿Vendrán los Winter Texans?

Jose Luis B. Garza

Oscar Jiménez

Propuesta federalista

Oscar Jiménez

Carlos López Arriaga

Iguala: danza de sombras

Carlos López Arriaga