Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Alberto Guerra Salazar

Roxana, Gerardo, Pilar… 

Alberto Guerra Salazar

Angel Virgen Alvarado

'Disculpe, señor Don Chapo'

Angel Virgen Alvarado

Martín SIFUENTES

Encuestas a 9 meses

Martín SIFUENTES

José Inés Figueroa

Con el dedo en la llaga

José Inés Figueroa

Clemente Castro

Ella no se mandaba sola

Clemente Castro

Cd. Victoria

¡A escena “Riqui-riquín”!

Max Avila

22 de septiembre, 2020

Ricardo Anaya suponía que tan solo el anuncio de su retorno, despertaría entusiasmo trasladado al extremo de pasión tumultuosa o tumultuoria, que pa’l caso es lo mismo. Pero resulta que han transcurrido varios días y no se ve por ninguna parte que signifique algo más de su fracaso electoral, moral y político del 2018.

Y es que de “Riquí-riquín” ni siquiera sus partidarios de entonces guardan grata memoria, aunque sí sana distancia. Para empezar su ambición fue factor clave en la división panista. Una de las consecuencias fue la ausencia y posterior retiro definitivo de personajes importantes de la derecha.

Y no fueron solo Margarita Zavala, Felipe Calderón, Vicente Fox o Diego Fernández de Cevallos, sino muchos más que condenaron la antidemocracia impuesta hacia el interior del PAN. Jamás aceptaron que Anaya se hubiera aprovechado del liderazgo para convertirse en candidato presidencial…y deje, utilizando los métodos acostumbrados por la oligarquía tricolor, sean los mismos que el panismo decía combatir.

A Ricardo Anaya no le ganó el ímpetu juvenil, sino la voracidad por obtener más poder a la brevedad posible. Para ello no le importó aliarse con lo más sucio del PRD representado por “los chuchos” Ortega y Zambrano, (que ahora mismo por cierto, regresan para arrojar las últimas paladas a la tumba de dicho partido), hecho que aumentó la desconfianza electoral.

Ello no obstó para que recién, este creído queretano apareciera en un video “dando a conocer la nueva”, como si se tratase de la iluminación esperada, cuando ni siquiera los adversarios de AMLO lo celebraron. Y si en algunos medios lo hicieron, fue con las reservas, considerando que la memoria pública aún está fresca respecto de los grotescos desplantes de campaña con los que pretendió RA trascender al favor mayoritario.

Causó risa aquello de que metería a la cárcel a Peña Nieto, para luego recular vergonzosamente, por aparecer involucrado en presunto lavado de dinero, delito del que resultó exonerado en razón de su sometimiento.

Recordad que sus propios compañeros de partido criticaban que cada semana viajara a Atlanta Georgia, donde vivía su familia y se educaban sus hijos. Luego se supo que el tren de vida no correspondía a sus ingresos como presidente del PAN y senador de la república.

“Y ya que se ofrece”, como dijo aquel, por los trascendidos se sabe que entre las declaraciones comprometedoras de Lozoya aparece Anaya, motivo por el que éste se apresuró a demandar al ex director de PEMEX, solo que no le resultó. En este sentido, es muy probable que el fiscal Gertz Manero lo tenga considerado para el siguiente capítulo de la negra historia de corrupción del anterior sexenio.

El asunto es que “ Riqui-riquín” no cuenta con autoridad moral para encabezar un liderazgo anti-AMLO. Por lo pronto tendrá que ser candidato a una diputación federal pluri, como al parecer son sus intenciones. Ya veremos si en el PAN se lo permiten tomando en cuenta que dejó ingratos recuerdos en la militancia que en gran medida lo culpa de la debilidad conservadora.

Usted dirá que al margen de lo anterior, el regreso de Anaya tiene su razón de ser. Y está en lo correcto. No extrañaría que fuera patrocinado por el sector empresarial más rabioso, incluso por el clero fundamentalista (encabezado por el arzobispo jalisciense Juan Sandoval Íñiguez), puesto que cuenta con el perfil exacto del golpista que vende caro su amor a la antidemocracia, aunque en este caso el interés no solo es político sino esencialmente económico, por supuesto religioso y hasta discriminatorio.

A Sandoval Íñiguez por ejemplo, le encantaría otra rebelión cristera, sin importar las víctimas, y hacia tal objetivo van dirigidas sus constantes provocaciones contra el supremo gobierno y los grupos independientes que luchan por conservar y fortalecer los derechos humanos…feministas y organizaciones lésbicas son sus blancos favoritos.

Ahora que si tomamos en serio el regreso de RA, debemos aceptar que lo hace en las circunstancias más difíciles para su causa. Y no es invento porque el gobierno de la Transformación evoluciona de manera favorable hacia el interés popular, y por consecuencia AMLO cuenta con el apoyo mayoritario que en promedio se mantiene en setenta por ciento, a pesar de los obstáculos, ataques y campañas de parte de los conservadores y sus voceros. Y desde luego, a pesar de la crisis sanitaria solventada con éxito por la administración pública, afortunadamente.

Ricardo Anaya no podrá con la aceptación ciudadana hacia López Obrador, como no ha podido “el frente nacional anti-AMLO”, (el mentado Frenaaa), organización de la que algunos de sus escasos integrantes ahora mismo hacen el ridículo, “plantándose” en calles del centro histórico de la CDMX.

Cómico, por otra parte, que ante las inclemencias del tiempo, las respectivas “casas de campaña”, fueron abandonadas por la mayoría de sus ocupantes, poniendo el ejemplo su “dirigente”, Gilberto Lozano, empresario neolonés que muy pronto extrañó las comodidades derivadas de su clase social.

                                 “Y SIGUE LA MATA DANDO”

Felipe Calderón de ninguna manera es inocente de corrupción, como lo asegura cada vez que aparece en los medios de comunicación. Lo más reciente es la denuncia hecha por el propio AMLO durante “la mañanera” del lunes, respecto del terreno que en el 2008 compró el gobierno al ex gobernador de Sinaloa Antonio Toledo Corro.

Resulta que tal compra se adquirió con sobreprecio de más del 300 por ciento.

“Una transa” la llamó el Presidente ya que la cercanía con Mazatlán no permite el desarrollo turístico con el cual se justificó la operación. Y la mejor prueba es que a doce años de distancia no se ha vendido ninguno de los trescientos y pico de lotes de que consta.

Desde luego que de esto resulta responsabilidad legal al ex presidente quien debió aprobar la compra. Y aunque no sabemos si el probable delito proscribió, pero de ser así no se podrá sacudir, cuando menos, la culpa moral que a lo mejor ni le importa.

Mientras tanto, de los EU lleguen noticias de que Enrique Peña Nieto es investigado por algo medio raro que se denomina “cleptocracia”, lo cual significa que es culpable un gobernante o funcionario de alto nivel cuyo objetivo principal es el enriquecimiento personal, desde el cargo público que ostenta.

Y en el caso de EPN pocas dudas habrá. Por otra parte ya no es novedad que en investigaciones relacionadas con personajes mexicanos, haya prioridad para las autoridades de los EU.

No sabemos que tengan que ver los gringos en este penoso asunto, cuando lo mero importante es que EPN responda en el país donde presuntamente cometió el delito…hasta ha de creer.

SUCEDE QUE

En una columneja anterior decíale de la posibilidad, remota creo, de que los líderes magisteriales Rigoberto Guevara Vázquez y Arnulfo Rodríguez Treviño se convirtieran en candidatos a diputados locales por el PAN, según documento conocido por quien escribe, sin embargo faltó decirle que la propuesta de los comités azules de la frontera a la dirigencia estatal, incluye a Maki Esther Ortiz Domínguez y al propio Luis René Cantú Galván.

La lista se complementa con el pedimento de reelección de los dipus: Manuel Canales Bermea, Félix Fernando García Aguilar, Juana Alicia Sánchez Jiménez, Roberto Garza Bazaldua, Sara Roxana Gómez Pérez, Martha Patricia Palacios Corral, Héctor Escobar Salazar y Gloria Ivett Bermea.

Así como se lo cuento…falta que los señalados acepten, digo porque algunos (as), tienen otros objetivos…total, ¿a quién le importa?.

Y hasta la próxima.

Más artículos de Max Avila
El Partenón
Martha Isabel Alvarado

Mediocridad histórica

Martha Isabel Alvarado

Jose Luis B. Garza

¿Vendrán los Winter Texans?

Jose Luis B. Garza

Oscar Jiménez

Imparable

Oscar Jiménez

Carlos López Arriaga

Fuegos de California

Carlos López Arriaga