Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Alberto Guerra Salazar

Roxana, Gerardo, Pilar… 

Alberto Guerra Salazar

Angel Virgen Alvarado

'Disculpe, señor Don Chapo'

Angel Virgen Alvarado

Martín SIFUENTES

Encuestas a 9 meses

Martín SIFUENTES

José Inés Figueroa

Con el dedo en la llaga

José Inés Figueroa

Clemente Castro

Ella no se mandaba sola

Clemente Castro

Cd. Victoria

68, ¿y nuestros sueños?

Max Avila

29 de septiembre, 2020

Noventa y cinco de los cien compromisos adquiridos por AMLO han sido cumplidos. Y no hace falta decir que el mismo porcentaje significa el avance hacia la transformación de la república.

Tampoco hace falta detallar los obstáculos interpuestos por los conservadores para detener la marcha del régimen. Solo que hasta ahora han fallado en sus negativas intenciones, a pesar de contar con los recursos necesarios aplicables a la desestabilización, o “el golpismo”, que no es lo mismo pero es igual.

Esto incluye la abierta participación del clero y la clase empresarial antinacionalista y sin escrúpulos que solo tiene al dinero como su Dios…son los mismos a los que no dio resultado aquella campaña de que López Obrador “era un peligro para México”. Y aquí entre nos, sí que lo fue, pero para los saqueadores de la riqueza nacional y los vende patrias que concesionaron más de la mitad del subsuelo, a empresas extranjeras para la explotación de recursos naturales.

Recordad que en este objetivo se dieron a la tarea de destruir a PEMEX y la CFE, por ejemplo, para facilitar los contratos leoninos que arrojaron fabulosas ganancias a políticos, funcionarios y cómplices del pasado inmediato.

Por otra parte, no olvidéis que algunos medios informativos parecen competir respecto de quien ataca con mayor odio al Presidente de México. Sobre este tema, en una de sus recientes “mañaneras” AMLO realizó un pequeño análisis, resultando que siete de los diez medios más importantes le pegan con singular alegría un día sí y otro también, (y algunos llegan a la ofensa personal y familiar), sin argumentos, salvo el enojo por haber perdido los privilegios que les otorgaba el poder…sobresalen columnistas y presuntos “líderes” de opinión que durante el periodo neoliberal cerraron los ojos ante la corrupción e inmoralidad oficial que enriqueció a pocos y empobreció a la mayoría. Y no lo vieron por la sencilla razón de que “estaban metidos en el ajo”…y ni modo que sea invento.

Para golpear le buscan por todos lados. Lo ultimito es publicitar que el Presidente ya no puede con el cargo y por ello con frecuencia menciona que cuando los mexicas ya no lo quieran se irá, pero no la rancho llamado “la chingada”, sino a su finca de Chiapas, “a platicar con las aves y abrazar a los árboles”.

Saben que no renunciará (el cargo es irrenunciable), y solo se retiraría por un hecho extraordinario que podría ser motivos de salud, pero no por irresponsabilidad o por exigencias de minorías no acostumbradas el ejercicio de la democracia. En este sentido bien dice el Presidente: “serénense, esperen la revocación de mandato, entonces obedeceré la decisión de mi único patrón que es el pueblo”.

Les enoja que AMLO aparezca cinco días de la semana, no solo a informar sobre cualquier tema que inquiete a la opinión general, sino a responder con claridad respecto de las críticas injustas y de mala entraña de la prensa, amarillista, mercantilista y reaccionaria…les molesta que utilice la réplica como cualquier ciudadano en uso de sus facultades y derechos.

Pero esta clase de periodismo lleva a la falta de credibilidad. Lo sabemos quienes hemos estado en el oficio por muchos años. Y es lo que sucede con noticieros y comentaristas muy identificados por sus intereses, cuando lo negativo es su tema teniendo siempre como blanco al supremo gobierno. Ahora mismo “ignoran” que el coronavirus va hacia la baja; que si alguna vez llegaron a haber hasta mil defunciones diarias, en las últimas fechas apenas rebasa el centenar y que los contagios se han reducido a la mitad.

Eso no les importa, como no les importan los miles de estudiantes becados en todos los niveles, tampoco el apoyo a discapacitados, adultos mayores, madres solteras etcétera…mucho menos el derecho a la salud que incluye la entrega gratuita de medicinas, incluso las de más alto precio.

A los voceros de la catástrofe tampoco les resultó el augurio de que el sistema de salud colapsaría; que no habría suficientes camas en los hospitales, que las víctimas de la pandemia morirían en las calles, que los cementerios serían rebasados o que la hambruna se adueñaría del campo y la ciudad.

Todos sabemos que en la mayoría de los medios de comunicación siguen apostando a que le vaya mal a México. Y desde luego la ultraderecha aporta su cuota, alentando conflictos como el de Chihuahua, donde las autoridades falsean información respecto de la entrega de agua a los EU, aun a sabiendas que el convenio respectivo es ventajoso para nuestro país.

Ahí, al gobernador Corral no le importa que los perdedores al final de cuentas sean los productores, porque antes están sus intereses políticos. Supone que el problema traerá beneficios electorales a su partido el PAN, en el proceso que se avecina.

En este sentido está demostrada la participación de diversos personajes obsesionados en perjudicar al régimen federal.

La oposición conservadora exagera porque desea el derrumbe de la república, nada más que el 70 por ciento de los mexicanos están dispuestos a impedirlo, y no por las armas, sino a través de voto, sea por medios pacíficos, cosa que los ricos debieran agradecer.

DOS DE OCTUBRE, ¿SE OLVIDA?.

Nuestra generación ya ve lejos al Movimiento Estudiantil del 68. Los sobrevivientes observamos que los sueños combinados con ideales, no tienen la frescura de entonces.

Quizá somos viejos y por ello creemos que la intención de cambiar al mundo no es la misma en las mentes juveniles, ahora enajenadas por una educación y modos de existencia muy diferentes a lo que nosotros afrontamos.

Digamos que las nuevas generaciones fueron las víctimas perfectas del neoliberalismo. Se trató de alejarlas de la realidad y sus circunstancias; que olvidaran la pesadilla, que guardaran en el baúl de lo inservible la consigna del “prohibido prohibir”, para acomodarse en el confort de la inconsciencia.

Han transcurrido 52 años y las sombras de aquella maldita tarde del 2 de octubre reviven en constante insomnio.

Cierto, más de medio siglo se agregó a nuestras cansadas espaldas, pero el coraje y la indignación es la misma.

Un anciano agoniza en san Jerónimo abandonado hasta por su familia, aunque rodeado por los muertos del 68. Es Luis Echeverría, el operador de la masacre a quien la naturaleza permitió vivir para purgar sus culpas. (Literalmente lo padece porque debe ser auxiliado hasta en lo mínimo).

Este dos de octubre no habrá manifestación en la CDMX por diversos motivos; el, principal es el de impedir que la jornada se aproveche para violentar aún más, el escenario tomado por la provocación reaccionaria.

Eso está bien, pero, ¿Qué culpa tienen nuestros sueños?.

SUCEDE QUE

Anuncian que los ex gobernadores panistas también entran al juego anti-AMLO…¿No sabrán que en sus estados hace mucho tiempo los olvidaron?.

Y hasta la próxima.

Más artículos de Max Avila
El Partenón
Martha Isabel Alvarado

Mediocridad histórica

Martha Isabel Alvarado

Jose Luis B. Garza

¿Vendrán los Winter Texans?

Jose Luis B. Garza

Oscar Jiménez

Imparable

Oscar Jiménez

Carlos López Arriaga

Fuegos de California

Carlos López Arriaga