Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Alberto Guerra Salazar

Alberto los pone a temblar

Alberto Guerra Salazar

José Inés Figueroa

Hacia la próxima Legislatura

José Inés Figueroa

Centros de Acopio - Llantas Inservibles
Matamoros

"Veo un México con hambre y sed de justicia"

Angel Virgen Alvarado

22 de marzo, 2023

Hace unas semanas, en una reunión de amigos, el C.P. ERNESTO ANDRADE comentó que tuvo la oportunidad de cubrir la ruta “Camino de Santiago”, en España. 

Allí, al final de la travesía, en la recepción del hotel donde se hospedó con su familia, dijo que escuchó el nombre de CARLOS SALINAS DE GORTARI. 

“Y sí. Minutos después apareció por ahí, saludó a todos los que en la recepción estábamos. Le dijimos que veníamos de México, muy atento dijo que le daba gusto y se retiró. 

Después regresó y charló un rato con nosotros. 

“Que de dónde éramos; qué de Tamaulipas. Que teníamos nuevo gobernador, que él había conocido al padre del nuevo mandatario tamaulipeco y así”, dijo ANDRADE. 

Por asociación de ideas me acordé de lo ocurrido en 1994 cuando SALINAS era el Presidente de México y ocurrió el asesinato del candidato presidencial, LUIS DONALDO COLOSIO. 

Ese homicidio fue cual devastador terremoto político de muchos grados en la escala Richter. 

Dice mi amigo, el ex diputado CARLOS ARTURO GUERRA VELASCO que cuando ocurre un suceso sobresaliente, normalmente uno se acuerda de donde estaba en ese momento. 

Hoy, hace 29 años, en Lomas Taurinas, Tijuana, LUIS DONALDO COLOSIO recibió dos balazos que una hora y 40 minutos más tarde le causaron muerte. 

En ese momento yo estaba con unos compañeros del periódico ULTIMA HORA! que recién habíamos fundado en Reynosa, Tamaulipas. 

Días antes de ese fatídico 23 de marzo, en el aniversario del PRI, COLOSIO pronunció un discurso que, por su mensaje punzante, marcó su destino. 

¿Qué dijo LUIS DOLANDO COLOSIO para que se hubiese tomado tamaña determinación? 

Entre otras muchas cosas, COLOSIO dijo fuerte y con energía. 

“En estos meses de intensos recorridos por todo el país, de visita a muchas comunidades, de contacto y diálogo con mi Partido y con la ciudadanía entera, me he encontrado con el México de los justos reclamos… de los antiguos agravios… y de las nuevas demandas; el México de las esperanzas, el que exige respuestas ¡el que ya no puede esperar!” 

Y dijo lo que pudo haber calado: 

“¡Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales!” 

Para muchos de nosotros que aunque de lejos vivimos esa época, COLOSIO pulsó los resortes que hicieron apareciera lo que todo el pueblo reclamaba. 

“Yo veo un México -dijo- de comunidades indígenas, que no pueden esperar más a las exigencias de justicia, de dignidad y de progreso….” 

Contrario al discurso oficial, COLOSIO tiró de la cobija. 

“… he visto un campo empobrecido, endeudado…} 

“Yo veo un México de trabajadores que no encuentran los empleos ni los salarios que demandan… 

“Yo veo un México de jóvenes que enfrentan todos los días la difícil realidad de la falta de empleo, que no siempre tienen a su alcance las oportunidades de educación y de preparación.  

Jóvenes que muchas veces se ven orillados a la delincuencia, a la drogadicción… 

“Yo veo un México de mujeres que aún no cuentan con las oportunidades que les pertenecen… 

“Yo veo un México de empresarios, de la pequeña y la mediana empresa, a veces desalentados por el burocratismo, por el mar de trámites… 

“… un México de profesionistas que no encuentran los empleos que los ayuden a desarrollar sus aptitudes y sus destrezas”. 

Hoy se cumplen 29 años del asesinato de LUIS DONALDO COLOSIO MURRIETA. 

Gran parte de la sociedad cree, yo creo, que el MARIO ABURTO detenido esa tarde como autor del magnicidio… fue suplantado. 

Por hoy, es todo. 

Más artículos de Angel Virgen Alvarado
El Partenón
Martha Isabel Alvarado

Morenistas distanciados  

Martha Isabel Alvarado

Jose Luis B Garza

La transición presidencial

Jose Luis B Garza

Carlos López Arriaga

Meteoros, nombres, clases

Carlos López Arriaga

Arnoldo García

El verde aun verde

Arnoldo García

Clemente Castro

Andan extraviados

Clemente Castro