Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Alberto Guerra Salazar

Fiesta en el periodismo tamaulipeco

Alberto Guerra Salazar

Angel Virgen Alvarado

La mascarilla

Angel Virgen Alvarado

Raúl HERNANDEZ

La política era así

Raúl HERNANDEZ

José Inés Figueroa

Ya llegó, ya está aquí

José Inés Figueroa

Arnoldo García

Agua

Arnoldo García

Cd. Victoria

Mujer, milagro bajo protesta

Max Avila

23 de febrero, 2020

Bueno es que las mujeres reclamen en la forma y manera que lo consideren.

Desde la tribuna pública o parlamentaria, en los medios de comunicación, y por supuesto en la calle o dondequiera que se les antoje...por algo son las consentidas y nadie lo va impedir.

Que hablen, griten, protesten y exijan…que paralicen al planeta Tierra si así lo desean.

¿Acaso no abundan ejemplos que dignifican su condición de género y permanecen a través del tiempo, a pesar de aquellos que quieren metalizar y mecanizar a una sociedad arraigada en sus valores?.

Siempre estuvieron presentes (y lo están), en la transformación de todo tipo. Y ni modo que sea invento porque la memoria histórica no miente.

Falso eso de que la mujer se coloca atrás del hombre, porque ambos siempre estarán en igualdad de sentimientos, sea contra los sistemas que manipulan y chantajean su existencia.

El matriarcado existió y al mundo le fue bien, porque fue tiempo en que las guerras cesaron y se impusieron valores a partir de la sobrevivencia familiar, como forma de integración social.

Recordéis que la violencia se originó cuando el egoísmo machista pretendió imponer límites de propiedad, iniciando así las invasiones y el desprecio por la vida humana.

Entonces la mujer fue reprimida y en algunos países, las consecuencias persisten, sobre todo de orden religioso, mediante prohibiciones que en muchos casos conducen a historias de terror, incomprensibles para las nuevas generaciones, y para la sociedad en general… Medio oriente es la referencia.

Nada que ver con grupos originales que en la selva, el campo o la montaña, conservan valores ancestrales de absoluto respeto, al sostén maravilloso del hogar y la familia, en cualquier circunstancia.

Y ni como negar que en momentos difíciles, la fortaleza femenina define sin rodeos el enfrentamiento a la realidad por dura que parezca. Tanto, que parece hecha de acero. En este sentido, todos conocemos historias cercanas.

¿Acaso existe un ser más completo que además de valor y entereza ante la adversidad, obsequia sacrificio y ternura sin límites?. Pensemos en nuestras madres y nos explicaremos el sentido del sacrificio, la bondad y el auténtico cariño por los demás.

De modo que Dios nos dio a la mujer para diferenciar lo bueno de lo malo.

Así de simple, como la naturaleza que da color a cada mañana de abril, a la tarde de verano observando el mar, o al silencioso y sorprendente mirar nocturno hacia el infinito, plagado de misterios aun no explicados a plenitud por la ciencia.

La mujer es un milagro, digo, al cual nos rendimos todos los que tenemos conciencia de su valor. Y no habrá quien lo dude, si es que se entiende la dimensión de su grandeza.

En el caso de México, es sustento del sentimiento nacional y fortaleza moral de la sociedad.

Por ello protesta y recuerda al hombre que sigue siendo el complemento no solo para conservar la especie siempre amenazada, sino cual compañera de los sueños y esperanzas que hacen posible un mundo mejor, así sea en la imaginaria de lo ideal.

Exige respeto y en esto encierra la concepción existencial de su importancia. De ninguna manera es una confrontación con su compañero biológico, sino con circunstancias que la convierten en víctima de mentes criminales que la violentan por efectos de sistemas corruptos e inmorales.

En nuestro país, los regímenes del pasado, quebrantaron la fraternidad social, imponiendo como valores supremos, ambición y corrupción política y administrativa.

El rostro del neoliberalismo es de doble moral. Es la hipocresía alimentada mediante la violencia como forma de sometimiento, para alcanzar de manera pronta y expedita sus objetivos discriminatorios y lucrativos.

¿Acaso Enrique Peña Nieto no es prototipo de esta maligna especie que va a contraflujo del interés social?.

¿Y qué tal sus compañeros de viaje que sin escrúpulos saquearon al país?. EPN no es diferente a Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo (no cambiar la Z plis), Vicente Fox o Felipe Calderón.

Ellos y muchos más, navegaron en el mismo barco de la impunidad, empleando la simulación más criminal de que se tenga memoria. No sorprende que el robo de los gobiernos neoliberales, haya sido superior al realizado por los gachupines durante trescientos años. Riqueza ésta, gracias a la cual, se les consideró los más poderosos de Europa.

Las mujeres entonces, son víctimas (al igual que el resto de los mexicas), de la herencia maldita del neoliberalismo violento, demagogo y profundamente discriminatorio, además de ladrón y cínico.

Y ni modo que sea invento.

UN DIA SIN MUJERES

Insisto.-bueno que las mujeres protesten en la forma y manera que lo deseen, pero que no se conviertan en botín de grupos y partidos que aprovechan la ocasión con fines políticos o económicos.

Existen evidencias de que en las últimas manifestaciones en la CDMX, los conservadores neo porfiristas filtraron provocaciones que desvirtuaron los objetivos principales, inclinándolos hacia la violencia.

Malo, digo, que las hembras sean utilizadas con fines perversos por quienes han hecho tanto daño a la república.

Ya sabéis de la convocatoria que propone la ausencia de mujeres de toda actividad, el próximo 9 de marzo. Lo denominan “paro nacional”, movimiento lícito y limpio como es la mentalidad femenina, siempre y cuando no intervenga ni influya “la mano negra” de la reacción.

Dicese que la convocatoria es apartidista, pero el PAN, como el PRI y algunos otros organismos, incluso oficiales, ya se apuntaron, yendo su atrevimiento más allá, al convertirse en voceros del reclamo que busca justicia por los conocidos hechos, que incluye también la exigencia de protección y leyes más drásticas contra los agresores.

Recordad que los adversarios del gobierno de la Transformación van a todas en su afán rencoroso y revanchista.

Y la señalada convocatoria no podía ser la excepción.

El llamado feminista toma importancia a medida que transcurren los días. Y es en este escenario donde, instituciones de toda clase, incluidas algunas educativas, aprovechan para lograr publicidad gratuita e inmerecida, en abono a la ineficiencia y desprestigio que padecen.

SUCEDE QUE

Entre la ciudadanía tamaulipeca existe la impresión, o certeza mejor dicho, de que la representación federal en todos sus niveles, carece de capacidad para solventar lo que a su deber corresponde.

Es una actitud de contemplación relativa “al dejar hacer, dejar pasar”, que en nada ayuda al régimen de la Transformación. Por el contrario, acarrea más inconformidad que llegado el momento, ya sabemos, se refleja en las urnas.

¿En alguna colonia urbana o comunidad rural conocen a José Ramón Gómez Leal, “el super delegado” convertido a la mínima expresión por efectos de su insignificancia, o a cualquiera de los aventureros gananciosos del voto presidencial a favor de MORENA?.

AMLO pide que los que los servidores públicos salgan de sus oficinas “a agarrar color”, pero pareciera que en nuestro estado, las instrucciones se leen al revés…Si es que se leen…mejor la comodidad burocrática que padecer el sudor pueblerino.

¿Será que las costumbres priistas de simulación, engaño e hipocresía ni se olvidan ni se dejan?...que respondan los advenedizos y adoradores de la nómina oficial.

Y hasta la próxima,.

 

 

 

 

Más artículos de Max Avila
El Partenón
Martha Isabel Alvarado

Qué contradicción

Martha Isabel Alvarado

Carlos López Arriaga

El virus, en la cúpula

Carlos López Arriaga

Clemente Castro

Ajustes en el ISSSTE

Clemente Castro