Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Angel Virgen Alvarado

"¡Es tan insignificante!"

Angel Virgen Alvarado

Martín SIFUENTES

Encuestas a 9 meses

Martín SIFUENTES

José Inés Figueroa

A otra cosa, mariposa

José Inés Figueroa

Clemente Castro

Las cuentas alegres

Clemente Castro

Cd. Victoria

¿Empezó la cacería?

Max Avila

13 de agosto, 2020

Por supuesto que la noticia de la semana fue la declaración formal de Emilio Lozoya que el Fiscal Alejandro Gertz Manero leyera una síntesis con toda la seriedad y parsimonia que el caso amerita.

El ex director de PEMEX convirtió en público lo que hasta hace poco eran especulaciones y ahora se concreta en denuncia de hechos, teniendo como protagonistas principales a Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray y alcanza hasta pa’ Felipe Calderón.

El ex presidente y su operador principal ahora sí tienen que preocuparse al verse involucrados en graves delitos en perjuicio de la nación. Pasan a ser sujetos de investigación con amplias posibilidades de resultar culpables.

Si así fuera, no habrá otra alternativa que obligarlos a pagar sus culpas, pero bueno, no adelantemos vísperas, lo más importante es que ya están en manos de la justicia y será ésta la que decida su destino.

Por lo pronto ambos deben estar en pláticas con algunos de los despachos jurídicos más caros, con la esperanza de lograr salvación. En el caso de EPN seguramente su romance con Tania Ruiz pasó a segundo término ya que lo prioritario es defenderse, ahora sí que “como gato boca arriba”.

Difícil, cuando al parecer políticamente, comenzó la cacería. Y en este sentido hay valiosas piezas por capturar con todo y que AMLO no desea participar del safari, aunque deja que las investigaciones transcurran, aclarando, “que no puede detener los procesos”, y señalando “sin querer queriendo”, que EPN, Videgaray y los que resulten, si son mencionados en las declaraciones de Lozoya, están obligados a comparecer.

Por su parte el Fiscal General en realidad no dijo nada nuevo, ni siquiera abundó en los temas de Odebrecht y la campaña presidencial de EPN, o los presuntos sobornos relacionados con las reformas estructurales, solo uno que otro detalle complementario. Más bien su aparición en los medios se debió a la presión social sobre el tema, aunque muy especialmente por la inexplicable situación de privilegio hacia el ex director de PEMEX. Sea la exagerada tolerancia para quien está considerado como “testigo colaborador”, calidad que no lo exime de su participación en los delitos de harto conocimiento público.

Con todo lo aceptado y declarado, Lozoya asume que cometió hechos delictivos, así fuera por órdenes de Peña Nieto o Videgaray. Es un evento judicial que está siendo tratado como tal, aunque debemos aceptar que el gobierno de la 4T bien lo aprovecha para desprestigiar, (¿todavía más?), a los regímenes neoliberales.

De verdad os digo, todos queremos saber si realmente se aplicará la ley sin importar el rango político, social o familiar. Si al régimen transformador “no le temblará la mano”, (terminajo que nada gusta a AMLO), para cumplir la promesa de erradicar la corrupción, el influyentismo y la impunidad.

Las acusaciones contra EPN, Videgaray y Calderón, van en serio. Como esperamos vayan en serio las investigaciones contra diversos ex funcionarios de la secretaría de Gobernación, empezando por Miguel Ángel Osorio Chong, respecto del mal manejo de los dineros públicos.

Oiga, fueron miles de millones de pesos que se fueron volando quién sabe a dónde, por lo que varios ex colaboradores de Osorio se encuentran en categoría de prófugos…que el círculo de fuego amenaza al ex secretario de Gobernación…más vale que lo crea.

Mientras tanto, si investigar a un ex presidente resulta sorprendente, al menos en la historia moderna de México, (Echeverría ya lo fue por genocidio), imagine que sean dos, considerando que “el sargento Borolas”, probablemente también le entró al negocio de “los moches” y los contratos raros, sobre todo en el complejo petroquímico “Etileno XX1”, ubicado en Coatzacoalcos.

A Calderón también lo alcanzó el largo brazo de la sospecha por lo cual no tendrá más remedio que procurar inocencia, pero ya no con discursos ridículos, sino con evidencias que echen abajo las acusaciones de Lozoya…debe recordar que Genaro García Luna ya no está, o como dijo aquel, “bueno si está, pero como si no estuviera”, (pura dialéctica ranchera).

Por otra parte, grave de toda gravedad, la afirmación del ex director de PEMEX, respecto de que cien millones de pesos aportados por Odebrecht, fueron utilizados en la campaña presidencial de EPN, concretamente para el pago de asesores extranjeros, hecho “ignorado” por el IFE, como como quizá otros muchos que sirvieron para comprar votos y pagar publicidad al margen de la ley, (sin facturar) , como sigue siendo la costumbre en los partidos de tendencia neoliberal bajo la potestad de funcionarios electorales.

Con esto, ¿aún habrá dudas respecto del fraude electoral del 2006, tantas veces denunciado por AMLO?.

Las historias de EPN, Videgaray o Calderón son difíciles de describir porque están plagadas de imágenes no detectadas por las instituciones encargadas de vigilar la administración pública.

Es aquí donde crece la certeza de que el sistema neoliberal fue creado con el exclusivo propósito de saquear a la nación, empobrecer a las mayorías y por consecuencia, ampliar la desigualdad social.

Y ni modo que sea invento.

                                         ROSARIO SE DICE “VÍCTIMA”

Este jueves Rosario Robles Berlanga cumplió un año en prisión debido a su presunta participación en diversos hechos dañinos a las finanzas públicas. El más conocido tiene que ver con “la estafa maestra”, y la danza de miles de millones de pesos.

Por tal motivo la señora hizo pública una carta escrita de su puño y letra donde asegura no merecer estar privada de su libertad que califica de injustificada…”la venganza de unos, la cobardía y el silencio cómplice de otros y una procuración de justicia selectiva, me tienen aquí”.

Agrega: “quieren borrar una vida entera de lucha por mejorar nuestro país, y por abrir espacios y pelear por los derechos de las mujeres.

Quieren borrar mi historia, anularme, silenciarme. No es la primera vez. A mujeres que se han atrevido a subvertir el orden patriarcal se les ha condenado; se les ha mandado a la hoguera o a la guillotina. Se les ha obligado a vestirse de hombres para ser reconocidas o confinadas en un convento.

Miles han sido asesinadas por su pareja; a otras nos mandan a la cárcel para excluirnos, borrarnos”.

Muy bien que doña Rosario se defienda, está en todo su derecho, pero que también se mida y no olvide que fue parte de regímenes corruptos, y aunque como jefa de gobierno del ex DF tuvo oportunidad de poner en práctica su vocación social, prefirió aliarse con lo más sucio del neoliberalismo…ese donde algunos de sus más destacados especímenes, ahora mismo son perseguidos por la ley.

Y hasta la próxima. 

Más artículos de Max Avila
El Partenón
Martha Isabel Alvarado

Ya salió el peine

Martha Isabel Alvarado

Jose Luis B. Garza

¿Vendrán los Winter Texans?

Jose Luis B. Garza

Oscar Jiménez

Por la puerta de atrás

Oscar Jiménez

Carlos López Arriaga

Iguala: danza de sombras

Carlos López Arriaga