Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Alberto Guerra Salazar

Los dobla la violencia y el Covid-19

Alberto Guerra Salazar

Angel Virgen Alvarado

Otro que cae

Angel Virgen Alvarado

Martín SIFUENTES

No hay lugar, cupo lleno

Martín SIFUENTES

José Inés Figueroa

La causa eres tú

José Inés Figueroa

Arnoldo García

Agua

Arnoldo García

Nuevo Laredo

Nuevos clientes

Raúl HERNANDEZ

24 de mayo, 2020

Nada más en México ocurre que el gobierno pone en marcha un programa de  créditos para enfrentar a la crisis sanitaria, y la ciudadanía los desprecia.

A través del IMSS, el gobierno federal autorizó un millón  de créditos a mini-mini-changarritos y solo se entregaron 191,981. Para el resto no hubo solicitantes y el programa se cerró el 15 de mayo.

Presuntamente el programa estaba dirigido a empresas con  hasta 10 trabajadores, que no hayan despedido personal en los tres primeros meses del año. Los 25 mil pesos, son pagaderos a tres años y con una tasa de interés del 6 por ciento, medio punto arriba de  la tasa de referencia del Banco de México que es de 5.5.

En apariencia una  tasa del 6 por ciento es baja, y lo es si lo comparamos con lo que se cobra por el uso de una  tarjeta de crédito, la cuestión es que en una crisis  económica  el gobierno debe facilitar préstamos con tasas que no pasen del índice  inflacionario. En Chile, con una pasa de 3.3 de inflación, el gobierno autorizó créditos a las empresas con una tasa del 0.5 por ciento. Esta es la mejor forma de vencer a la crisis, de generar desarrollo y que se incremente la recaudación de impuestos.

Las micro-empresas  están explorando otras formas de financiamiento, buscando nuevos socios, reduciendo gastos, recurriendo a  créditos de la banca comercial, reinventándose para ampliar su clientela. E igual hacen las medianas y grandes empresas a las que el Presidente obliga a comprarles boletos para la rifa del avión, sin a avión, y ahora los deja solos.

Para una  empresa con 10 trabajadores, con sueldo mínimo, más el pago de impuestos y gastos operativos,  25 mil  pesos   les alcanzan para cubrir las necesidades de  dos o tres días.  No les resuelve nada, con el agregado de que necesitan liquidez para hacer frente a los siguientes  meses, porque aún cuando se abra la economía, la recuperación será lenta.

El gobierno federal está dejando solos a los empresarios. El Presidente se empeña en gobernar para los pobres y  está cumpliendo su objetivo al ampliar su número, pues en la actual crisis los que se encuentran en la pobreza extrema pasaron de 6.1 a 10.2 millones.  Hay nuevos clientes electorales. Cada pobre es un  voto más para el gobierno. Por eso no quiere que se terminen.

El problema de la crisis y la  falta de acciones para enfrentarla,  es que el gobierno recaudará menos  impuestos y tendrá menos dinero para los  programas sociales y más adelante tendrá que desaparecer al ejército o a la SEP para de ahí tomar  recursos para  los pobres. Suena estúpido, pero con la 4T todo puede pasar.

Si en estos momentos, en vez de cuatro trimestres continuos con    crecimiento negativo, la economía estuviese robusta, con un crecimiento de 3 o 4 puntos porcentuales, el Presidente  estuviera  pavoneándose de que si cumplió  su palabra de  hacer crecer al 4 por ciento anual y  no estaría mencionando lo de la medición con base al   bienestar.

Más artículos de Raúl HERNANDEZ
El Partenón
J. Guadalupe Díaz Mtz.

El Peje, mal; la oposición, peor.

J. Guadalupe Díaz Mtz.

Martha Isabel Alvarado

Grave falla logística 

Martha Isabel Alvarado

Carlos López Arriaga

Triunfo acotado y muy volátil

Carlos López Arriaga

Clemente Castro

A Dios rogando...

Clemente Castro