Con todo el Poder de la Información

Luis Alonso Vásquez

Dirección General

Martha Isabel Alvarado

Sub Dirección General

logo
El Partenón
Angel Virgen Alvarado

La vacuna, la política, el fut

Angel Virgen Alvarado

José Inés Figueroa

El tema es credibilidad

José Inés Figueroa

Clemente Castro

Solo que sea por eso

Clemente Castro

Matamoros

Educación, pandemia y economía

Martín SIFUENTES

11 de noviembre, 2020

Sin duda que una de las consecuencias más importantes de la pandemia, en lo que se refiere a la educación, será el nivel académico que millones de niños y jóvenes arrastrarán por la manera en que se está llevando a la práctica este ciclo escolar.

Dicen los expertos en pedagogía que las clases presenciales son insustituibles, que las enseñanzas online deben ser solo un complemento, y no la base de una formación. 

Se entiende, desde luego que la emergencia no nos dejó de otra, y que la única alternativa era y es hasta hoy, las clases a distancia.

Sin embargo, nadie en México o en Tamaulipas podría decir que dar la enseñanza vía internet o vía televisión es prácticamente lo mismo que ir a la escuela.  A todos, padres de familia y maestros, autoridades, nos queda claro que a largo o mediano plazo, saldrá a relucir en nuestros alumnos la falta de clases presenciales de este imborrable 2020. 

Porque si era un hecho que los niños y adolescentes mexicanos tenían ya un histórico bajo rendimiento en áreas como matemáticas, español y ciencias, después de esto estaremos peor, sin duda. 

Y es que es claro que muy pocos, por no decir que nadie, le dedica un horario fijo a las clases en casa.

Pocos tienen un espacio físico con las adecuaciones necesarias para tomar las clases en el hogar. Es decir, la enseñanza en los hogares no termina por ser positiva, al menos en México, al menos en nuestro estado tamaulipeco. 

Y si a todo lo anterior, le sumamos el informe dado a conocer por la Secretaría de Educación en Tamaulipas, en el cual establece que ha  detectado a por lo menos  36 mil alumnos que no tienen acceso a internet a causa de la difícil situación económica en la que se encuentran sus padres, el tema se pone peor.

La mayoría de los 36 mil alumnos sin acceso a internet viven en zonas rurales de Tamaulipas y en condiciones de pobreza y con los cuales los maestros deberán ser flexibles a la hora de evaluarlos.

Inevitablemente, esta pandemia traerá consecuencias negativas en el nivel académico de los millones de estudiantes mexicanos y tamaulipecos, y aquí será más fuerte el impacto si se les suma la crisis económica.

Más artículos de Martín SIFUENTES
El Partenón
Martha Isabel Alvarado

El mal ejemplo cunde 

Martha Isabel Alvarado

Jose Luis B. Garza

La inusual transición en EU

Jose Luis B. Garza

Oscar Jiménez

La visita

Oscar Jiménez

Carlos López Arriaga

El espejo americano

Carlos López Arriaga